Tu diario. Libertad de expresion

Su opinión Patrocinadores Normas Buscador Anúnciese aquí Hemeroteca usuarios en línea • Domingo 21 de Julio de 2019
Sensibilidades municipales
Jose Maria Barrionuevo Gil. 17.03.19 
Como a todo el mundo le gusta moverse, unos amigos se han desplazado con el IMSERSO y han hecho un viajito de pocos, pero fundamentales días, ya que les ha cogido de lleno la huelga general del 8 de marzo, bajo la responsabilidad de muchas mujeres.
Al día siguiente de su llegada al pueblo, por la mañana ya les llamó la atención, cerca del puerto, una pegada de carteles convocando para la concentración del día 8 de marzo, ante el Ayuntamiento de Vinaroz, en la plaza Parroquial. Siguiendo su paseo se volvieron a cruzar con algún que otro cartel espontáneo que recordaba la misma convocatoria.
El día siete de marzo, pudieron observar que ante el Ayuntamiento se estaba proyectando un informativo sobre la dolorosa historia de las mujeres maltratadas, con el subtítulo de “Podría ser yo”. También esa misma tarde, en una gran explanada, junto al mar se encontraron una enormidad de bragas blancas, que suponemos que habían sido expuestas en la vía pública para aquellos hombres a los que solo les gusta ver bragas,  a pesar de que en la vida social hay otras ofertas culturales y sociales. Claro que también podemos pensar que a muchos hombres les gusta ver las bragas quitadas y por eso allí tenían de sobra, porque había más que para una cada día del año.

    El día 8, además de la concentración ante el Ayuntamiento de la localidad, la manifestación siguió por unas cuantas calles hasta llegar a otra plaza de mayores dimensiones, en las que se había montado un escenario para declaraciones de distintos colectivos y personas, así como para un concierto popular con canciones que abundaban en el tema del respeto a los derechos de todas y todos.
    Nuestros amigos nos contaron que la sensibilidad municipal no paraba en estos eventos, sino que también en una parada de autobuses había un gran cartel que recordaba que “No es NO”, con la información detallada de tantas situaciones que no se traducen nunca en un “Sí”.
    Una tarde, que se dieron una vuelta por el Mercado, que encontraron muy luminoso y muy limpio, pudieron obervar que además de cafetería y los consabidos puestos de frutas, carnes o pescados, había un espacio con el titular de “Biblio-Mercat”, donde en distintos anaqueles había oferta para la lectura de libros infantiles, así como de libros libres que se podían incluso llevar o intercambiar. Tampoco faltaba la prensa diaria a disposición del pueblo.
    En sus recorridos pudieron ver y usar, en la parte algo rocosa de la playa, unas plataformas de madera, incluso artísticamente preparadas, para el descanso y “tomaduras de sol”. También pudieron seguir, de cien en cien metros, la  numeración de la distancia con que contaba esa parte del paseo marítimo sur.
    Parecía una amable presencia, la construcción tradicional de casas de  no más de cinco metros de fachada y de dos plantas, que han ocasionado que el desarrollismo de bloques de apartamentos no haya proliferado exageradamente, como en otras zonas turísticas.
    En el río Ciervo, con agua que entra del mar a su seca desembocadura, pudieron contemplar diversas clases de aves acuáticas, que nadaban o campeaban tranquilamente, bajo el sol mediterráneo de estas fechas.
    En sus paseos urbanos, pudieron observar que en colegios de Educación Infantil, en el patio había una gran extensión de arena. Incluso en uno de ellos, todo el gran patio era de arena. Las niñas y niños jugaban libremente por todos sitios con infinidad de cubos y palas o vertedores, a prueba de niños. Contaban con carrillos de mano para poder transportar los cubitos de un sitio a otro. También había toboganes y castillos con sus escaleras y cuerdas. En uno de ellos no faltaba un pequeño rocodromo para demostrar habilidad y perder miedos espontáneamente, cuando el cuerpo o el ánimo así se lo pidiera a los infantes.
    En las afueras, pero muy cerca, pudieron observar cómo personas mayores, mujeres y niños cuidaban y cultivaban unos pequeños huertos sociales.
    “Por lo visto, no todos los ayuntamientos –nos dijeron–  tienen las mismas sensibilidades municipales.
josemª                                                                                                           

Esta noticia ha recibido 535 visitas       Enviar esta noticia




<-Volver
Artículos de opinión y colaboraciones:
Animamos a los andaluces a expresar sus opiniones en este periódico digital.
andalucia.press no se responsabiliza del contenido o datos de dichas colaboraciones. Todo escrito debe traer necesariamente, incluso si quien escribe es un colectivo: Nombre, apellidos y un teléfono de contacto del autor.

Envíe su artículo o carta a:
redaccion@andalucia.press


andalucia.press
Periódico Independiente
Málaga

Depósito Legal:
MA - 1.023 - 2000

Andalucía Comunidad Cultural S.L.
Servidor de Internet

Director: Alejandro Ortega
Fundador: Federico Ortega

952 410 658
678 813 376
contador
visitas desde nov. 1998